home events current issue resources
  around the church archive marketplace subscribe
   
"¡Era tan intenso su amor por Dios…!":
Miguel Arias (1971-2012)
 
Mary G. Fox  
   

"¡Lo vamos a extrañar tanto!" Estas palabras de José Castillo, director de la Oficina para el Culto Divino del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Chicago, expresan los sentimientos de muchas personas al enterarse del fallecimiento de Miguel a sus40 años de edad.

Miguel Arias, director editorial de Liturgy Training Publications (LTP), falleció en su casa rodeado de su familia el 19 de abril, 2012.

"Es una pérdida inmensa para nuestra gran comunidad," expresó John A. Thomas, director de Liturgy Training Publications. "¡Era alguien con verdadera santidad y espiritualidad!"

En LTP, la sonrisa de Miguel y su serenidad nunca dejaron ver su dolor por el cáncer de estómago que lo carcomía. Una semana antes de su fallecimiento, seguía trabajando en casa, y le decía a Rosario Camacho, su amiga, que quería "mantener su mente lúcida." Y a Thomas le explicaba que "quería colaborar mientras pudiera hacerlo."

"Su misión en la vida fue acercar a la gente a Dios, y fue exitoso," comenta Thomas. "A todos, Miguel nos enseñó mucho. Nos enseñaba con sus acciones, su humildad y su gentileza. El supo cómo enseñarnos lo que necesitamos saber sobre la comunidad hispana y a valorar la riqueza y la espiritualidad que la comunidad hispana aporta a los Estados Unidos.

"Servía no sólo a la comunidad hispana, sino a la Iglesia. De muchas maneras, logró formar una sola comunidad. Ahora hay menos separación."

Miguel Arias llegó a Chicago hace 20 años con poco más que su formación del seminario en México. Lavó platos para pagar sus gastos, al mismo tiempo que formaba un grupo juvenil en una parroquia católica. Pronto consiguió ser editor en el periódico arquidiocesano Chicago Católico y tiempo después, con un incipiente inglés, obtuvo la posición de editor en LTP, y sensibilizó a la agencia sobre la comunidad hispano parlante. Poco después, alcanzaba su maestría en Liturgia en el Catholic Theological Union, mientras trabajaba a tiempo completo para sostenerse.

Su modo de vivir la fe continuó hasta su muerte. Apenas una semana antes de morir, le escribía a un amigo, "Dios ha sido el Dios asombroso de la creación y del silencio, de la providencia y del amor; el Dios compasivo que Jesús trajo no a los que se sentían dignos de su amor, sino a todos aquellos que sufren." Y como Thomas lo expresa, "Miguel Arias vivió para acercar a las personas a Dios."

Cuando Miguel conoció a Castillo hace 16 años, él era parte del equipo de instructores del Ministerio Hispano, formando lectores, ministros extraordinarios de la Comunión y ministros del Cuidado de enfermos en sus roles litúrgicos. Castillo se refiere a Miguel Arias como "uno de nuestros mejores instructores," añadiendo que Miguel se relacionaba con los demás con bondad y un buen sentido del humor. Castillo recuerda a Miguel Arias como "un buen amigo, una persona de integridad y de fe, una persona con amor a la Iglesia y al ministerio."

Ese amor a la Iglesia mostraba dónde Miguel tenía puestas sus energías. El empezó a trabajar con el equipo de Ministerio Hispano en 1996 cuando iniciaba como editor para LTP. En la editorial, él apoyaba a la comunidad hispana produciendo libros apropiados, y trazando el camino para la línea de recursos en español de LTP, incluido el Manual para Proclamadores de la Palabra y las traducciones en la serie de Ministerio Litúrgico.

Sus ideas y consejos sobre las necesidades de la comunidad hispano parlante influenciaron cómo proceder en el equipo editorial. "El fue un verdadero regalo para nosotros," dice María Leonard, editora al llegar Miguel a LTP. "Para quienes no somos hispanos, él tenía la habilidad de ayudarnos a entender las diferentes culturas latinas –pues no todas son iguales- y que algunas cosas pueden funcionar en una cultura pero no en otra."

Vicky Tufano la antigua editora de LTP apunta que "él era tan sensible a lo que nosotros no podíamos captar con nuestra antena." Aunque los editores habían entendido la necesidad de recursos para la comunidad hispano parlante, asegura que fue Miguel quien hizo posible la producción de esos recursos.

Fue también Miguel Arias quien atrajo a las personas de habla hispana a LTP. Desde su primera conferencia lo siguieron buscando. "El era muy popular", apunta Tufano. "De pronto, había alguien en LTP que podía pensar en español sobre las preocupaciones de la gente hispana." Y continúa: "En cierta manera Miguel era la señal de que estábamos tomando en serio ese aspecto de la Iglesia Católica y de que nos estábamos comprometiendo con él."

El padre Richard Vega fue uno de los autores que Miguel trajo a LTP. El padre Vega, presidente de la Federación Nacional de Concejos Sacerdotales (NFPC), recuerda a Miguel como una persona amante de la Iglesia que entendía la liturgia como algo transformativo. Es increíble el número de personas que Miguel conocía y amaba. El P. Vega, amigo cercano de Miguel agrega, "Miguel conocía a todo mundo y a sus respectivas madres." Miguel no conocía a la gente sólo por socializar, sino que se preocupaba por cada persona.

Quizá fue esa preocupación, junto con su sentido del humor y su agudeza lo que le hicieron tan popular entre los conferencistas a lo largo de todo el país. "él podía dirigirse a los directores de la liturgia lo mismo que a los que estaban sentados en las bancas. Miguel era capaz de conectar con todos", asegura Rosario, la coordinadora de programas y eventos en NFPC. Era una conexión que él deseaba por una razón: "¡Eran tan intenso su amor por Dios que su principal interés era difundir ese amor!"

Esto resultaba evidente para cuantos trabajaron con Miguel, tanto en Loyola Press, donde él desarrolló, mercadeó y editó títulos en español desde 2003 hasta septiembre de 2011, como en Liturgy Training Publications, a donde volvió en Octubre de 2012.

El amor era recíproco. "Todos, y lo digo en serio, todos amaban a Miguel," recuerda Terry Locke, presidente de Loyola Press. "Amamos su pasión por el Evangelio, amamos su sentido del humor, amamos su dedicación a su familia, amamos cómo se preocupaba por todas y cada una de las personas que encontraba."

Locke prosigue: "El inspiró a otros a ir más allá de sus propios límites. De Fresno a Miami y en incontables poblaciones, él compartió su amor por el Señor con pequeños grupos y grandes multitudes. En sus dolorosos últimos días, hizo acopio de toda su fortaleza para hablar con pasión, humor y gran afecto a sus compañeros y ministros parroquiales en el Congreso de Educación Religiosa de Los ángeles. Los que sabíamos lo enfermo que estaba, nos quedamos asombrados cuando a cada uno nos compartía su visión."

A nuestro querido Miguel Arias le sobreviven su esposa Alma, y Betsaida, su hija, además de su papá, sus hermanas y hermanos.

Mary G. Fox
es Coordinadora Editorial de Pastoral Liturgy®. Pastoral Liturgy® es publicada por Liturgy Training Publications.

in English
 
         
© Copyright 2006-2013
LITURGY TRAINING PUBLICATIONS
privacy  contact us  www.LTP.org